Concierto de clarinete (Sanz) y órgano (Aranzabal)

Hoy se ha celebrado el primero de los dos conciertos estivales organizados en este mes de agosto en el santuario, en sustitución del tradicional Ciclo de Órgano que, por las circunstancias actuales, se retomará el próximo año. Corrió a cargo del dúo formado por Maite Aranzabal (órgano) y Justo Sanz (clarinete), con un variado programa en el que hubo cabida para autores consagrados, como Haendel y Mozart, contemporáneos como Iturralde, Zubizarreta y Kovács, y otros poco habituales en recitales clásicos, como los compositores de películas Nino Rota y John Williams.

El recital se inició precisamente con la Sonata para clarinete y órgano de Nino Rota y el famoso Adagio del Concierto para clarinete y orquesta de Mozart. Las piezas de la segunda parte tuvieron en común los géneros de la zarzuela y la ópera: El molinero de Subiza, del compositor español Oudrid, y el aria Lascia Ch’io Pianga, la profunda composición de Haendel, tan expresiva del sufrimiento humano. Se dio la agradable coincidencia de que uno de los asistentes al concierto era natural de Subiza, la localidad navarra que ha quedado asociada para la posteridad a la zarzuela compuesta por Oudrid.

La tercera parte se dedicó a compositores del siglo XIX: el Estudio melódico de Yuste, antecesor de Justo Sanz en la cátedra de clarinete del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, Piezas de fantasía, del danés Gade, y el Alleluia de Zubizarreta para órgano sólo, donde Maite Aranzabal, organista titular de Torreciudad, exprimió las posibilidades sonoras del gran órgano del santuario hasta el gran tutti final.

El último bloque del concierto fue el más lúdico, con obras de autores contemporáneos: del norteamericano John Williams, legendario compositor de bandas sonoras, se pudo escuchar Viktor’s Tale, compuesta para la película La terminal, dirigida por Steven Spielberg. De Iturralde, gran amigo de Torreciudad, Balada galaica y Miniatura impromptu. Y del húngaro Kovács, Sholem Alekhem, Rov Feidman!, una pieza de mucho carácter. Como bis, los músicos ofrecieron una excelente versión de El paño moruno de Manuel de Falla.

Asistimos a una gran interpretación de ambos músicos: Sanz exhibió un absoluto dominio del clarinete, con un admirable virtuosismo y una gran conexión con el público, mientras que Aranzabal brilló en muchos momentos del recital, resultado del trabajo constante y la dedicación creativa a un instrumento que conoce a la perfección desde hace años.

En esta iniciativa cultural colaboran la Fundación Caja Rural de Aragón y el Ayuntamiento de Secastilla. El segundo concierto estival se celebrará el 28 de agosto. La entrada será libre con aforo limitado a 450 personas.

Otras noticias que podrían interesarte

Reserva tu visita

Si vienes en grupo, en familia o con amigos, para que disfrutes de la mejor experiencia posible, aconsejamos que reserves y organices tu visita desde aquí.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar